17 Marzo 2008

Cosecha de Jazz nuevo

Archivado en: Notas sobre música

Colina, Miralta y Sambeat se han bregado juntos como improvisadores en incontables veladas y sesiones, han participado en casi todos los proyectos liderados por uno u otro, sin dejar de cultivar su amistad a lo largo del tiempo. Se han ido y han vuelto de sus respectivos periplos individuales por tierra extraña y ahora se encuentran de nuevo, como si fuera otra de tantas veces. Pero al arrancarse con alguna de sus melodías preferidas, se intercambian una mirada con ceja levemente irónica, sorprendidos por la forma novedosa en que se ensambla y fluye sin esfuerzo la música que sale de sus manos. Después de tantos años de compartir goces y cuitas, se ha producido un cambio imperceptible, un giro planetario que les permite escucharse bajo otra luz, palpar la naturaleza del espacio que crean juntos, cosechar el tesoro de frescura que -en contadas ocasiones- emana de la experiencia.

La experiencia dicta el tono, la textura, el compás de la música, como si los azares de la vida hubiesen sido preparación metódica para alcanzar una promesa de madurez vigorosa. Más que tres ases, Colina, Miralta y Sambeat son un trío de jokers fugados de la baraja, que se han negado a aceptar las reglas, la limitación de los palos, las jugadas del destino. Podría no haber salido bien la huida, podrían haber sido apresados por la rutina del juego. Un joker riéndose y danzando como los cascabeles es raro que ande suelto por estas tierras, las aves noctámbulas y los funcionarios de aduanas le persiguen para darle caza. Que se junten tres es un milagro, y además sin que los humos de la importancia personal intoxiquen las ideas. Es, de verdad, muy raro en estas tierras.

Colina, Miralta y Sambeat comparten un amor por la música que empieza por reirse de la importancia personal, y esta herejía les convierte en visionarios del oído. Tienen algo de alfareros musulmanes, artesanos prodigiosos, que transforman el barro en vasija de aire fresco. Abordan la complejidad y la hondura de la emoción musical con la desnudez inocente de un chiquillo que se sabe llamado a la aventura. Pero basta de literatura: hagamos el esfuerzo de intentar explicar, en beneficio de algún visitante de esta página que aún no les haya escuchado tocar, cómo se produce esa transformación del espacio cada vez que se juntan.

La primera característica de su música, tanto en su primer disco (Trío, Contrabaix, 2007) como en el directo, es la naturalidad. Atrás queda toda búsqueda intencionada de las fuentes del compás o del conocimiento. Se mantiene, sin embargo, desplegada la antena ante cualquier melodía respirable, cualquier ráfaga de ritmo contagioso, cualquier sensación de belleza y proporción que no venga impuesta por decreto. Persevera la dedicación amorosa a la magia del instrumento, que de la complejidad barroca del saxo, pasando por el alma oscura del contrabajo, hasta la sencillez misteriosa e insondable del tambor, encierra los secretos de la transformación de lo humano.

La naturalidad suena a paradoja cuando hablamos de música elaborada, de búsqueda costosa, de torsiones del alma en discusión consigo misma. Pero ahí esta la cosa: salir de todo ello indemne, tocar feliz y contento con tus amigos al más alto nivel, saltándose el martirologio y la canonización del virtuoso, eso no esta al alcance de cualquiera. Alguien nos quiso hacer creer que el arte consistía en una ambición comparable a la del genius imperator que acabó de modelo para los tarados. No señor, hay un nivel más alto que solamente se alcanza cuando el solista encuentra en su interior y devuelve a la comunidad un tesoro que siempre fuera compartido. Lo que es irrepetible y singular es el camino hasta llegar a descubrir ese bálsamo sonoro que alivia la ansiedad.

                  

No importa mucho -aunque tiene su cosa- la procedencia de dicho bálsamo. Colina, Miralta y Sambeat se han paseado por Oriente y Occidente y el viaje les ronda por dentro. Pero ya no corren en pos de la clave secreta, de un pedigree autorizado por las escuelas del ritmo. Les vienen los géneros como a señores del paño, tocan un palo u otro como si no hubiera diferencias de color, sino en el vestido. Esa es la ventaja, al fin, del que canta sin palabras. Swing, bebop, samba y bossa, flamenco, rumba y son, algo de rock incluso, melismas y patrones del Magreb, aromas de la India, canciones siempre híbridas (negros que tocan Bach, germanos en clave de bolero) todo ello es material jazzificable, todo ello se somete al filtro participativo del groove. El abanico abierto de los géneros es la segunda característica notable del trío. Pero atención, amigos: en este nuevo jazz estamos un paso más allá tanto de la identidad étnica como del mestizaje. Estamos en un proceso de decantación que solamente admite lo que -al más alto nivel de exigencia musical- resulta emocionante y divertido. Se acabaron tanto la pretensión de autenticidad siempre mimética como la amalgama que, por tomarse a sí misma como único programa admisible de la noche, se había transformado en un potaje frío.

Señalemos, en tercer lugar, la puerta que conduce a las misteriosas cualidades del sonido. De izquierda a derecha en el escenario: Perico Sambeat ha alcanzado un tono en su instrumento que tienta a las palabras en vano. Color, pureza, redondez de la nota, afinación, condensación serena en el fraseo, hasta que se dispara como un caudal del ideas retenido y liberado de improviso, sin necesidad de pensar. Saber-hacer, decían los antiguos chinos, muy distinto de savoir-faire convencional. Es el saber que proviene de hacer y hacer muchas veces, como el luchador zen que recorre el camino de la disciplina hasta alcanzar la contemplación de la belleza. ¿No es este el modelo supremo de todo improvisador? Javier Colina se mueve como un buscador de diamantes, extrayendo de cada patrón su cualidad temática. Cuenta la película del tema -y casi la historia de la etnia que lo produjo- con un dibujo rítmico sencillo, sin título. Su dinamismo es expresivo no por correr detrás la emoción, sino por exigir a la emoción que se atenga a un lenguaje musicalmente claro. La virtud de sus solos, como de su acompañamiento armonioso, es que hace nítida la profundidad de los graves, resolviendo toda tensión en el murmullo de un canto amoroso, que basta con entregar en esbozo. Marc Miralta traza círculos y señala lugares en el mapa del ritmo, a la manera de un arqueólogo, trata el parche o el plato como si fuera un campo magnético sembrado de voces. Luego de hacerlas cantar, las organiza en danza circular, en la que va alterando secuencias como para reducir a juego toda matemática, a risa y goce la técnica, ante la dimensión y el color que despiertan de los objetos rozados, percutidos con arte. Músicos de este cariz hacen perceptible la cualidad sonora de cada nota, convirtiendo en paisaje casi visible, en lugar habitable, la física del sonido.

Finalmente, el crítico Javier de Cambra señala con acierto en las notas del disco el poder armonizador de este trío. En términos musicales, dos voces melódicas moviéndose con inteligencia –el saxo y el contrabajo-, bastan para insinuar modalmente un acorde, sugerir de pasada más que establecer como marco las relaciones de tonalidad. Pero además la batería, en este caso particular, subraya la nota, completa o altera el acorde. El timbre interviene en la sensación de armonía, como saben los músicos cultos contemporáneos. Melodía, armonía, duración, altura y timbre, diluyen sus fronteras convencionales para formar el cuerpo del sonido musical puro. La armonía, en consecuencia, no se reduce a sincronía ideal, como la hora de cita para un ensayo, sino que se sostiene jugando con los valores temporales relativos de notas y silencios. El tiempo mismo es armonía, como apuntaba Mingus en su escabrosa autobiografía: no es una marca atribuible a un instrumento u otro, no es una regla ni una responsabilidad moral , sino un lugar imaginario en mitad del círculo colectivo, un centro de convergencia móvil que se da por sentado, como si estuviera entre el público.

Colina, Miralta y Sambeat saben reunir todos los componentes formales de la música en un mismo viaje, incluyendo en él a los oyentes. Son maestros sin pretenderlo, sin necesidad de dar explicaciones. Foco amistoso para la generación de jóvenes instrumentistas que crece por fin en las escuelas y se multiplica en torno a los escasos escenarios, augurando para nuestra música popular tiempos mejores. También para otros músicos, más reacios al estudio. Aquí donde la canción popular contemporánea parecía no hace mucho querer alzar el vuelo, pero se fue quedando en estrellato de cartón, el ejemplo de Colina, Miralta y Sambeat, respetuoso con lo popular y con lo culto, con lo elaborado y lo espontáneo, vale para instumentistas o vocalistas, intérpretes o autores, solistas sobresalientes y repetidores del patrón básico. Señala sin aspavientos el más deseable de los caminos.

Comentarios de los lectores

Por kashif
The worst part of it was that the software only worked intermittently and the data was not accurate. You obviously canot confront anyone about what you have discovered if the information is not right.Figs
30/04/2018 | 13:08

Por Benefits of Maca Root
Very nice article, I enjoyed reading your post, very nice share, I want to twit this to my followers. Thanks!. Benefits of Maca RootV1 SHUTDOWN ON 2018-03-31
29/04/2018 | 13:22

Por Bok Choy
This is a fabulous post I seen because of offer it. It is really what I expected to see trust in future you will continue in sharing such a mind boggling post Bok Choy
28/04/2018 | 22:21

Por Remedies for Age Spots
Welcome to the party of my life here you will learn everything about me. Remedies for Age Spots
28/04/2018 | 21:44

Por Asparagus
A debt of gratitude is in order for sharing the information, keep doing awesome... I truly delighted in investigating your site. great asset... Asparagus
28/04/2018 | 21:28

Por Arugula
I am very enjoyed for this blog. Its an informative topic. It help me very much to solve some problems. Its opportunity are so fantastic and working style so speedy. Arugula
28/04/2018 | 20:32

Por Molasses
Just pure brilliance from you here. I have never expected something less than this from you and you have not disappointed me at all. I suppose you will keep the quality work going on. Molasses
28/04/2018 | 15:30

Por Molasses
Just pure brilliance from you here. I have never expected something less than this from you and you have not disappointed me at all. I suppose you will keep the quality work going on. Molasses
28/04/2018 | 15:30

Por STELLA BAN
They're teachers without proceeding it, without the need to give an explanation for. also for different musicians, more reluctant to look at. Essay Writer UK The friendly consciousness for the technology of younger instrumentalists that subsequently grows in colleges and multiplies across the few eventualities, auguring for our popular music higher instances. The beat of the track, as even though the risks of existence had been orderly planning to achieve a guarantee of super improvement.
12/04/2018 | 08:54

Por amla
It is a good and amazing article. www.talktosonic.com Your information is very useful for me and for others.
31/03/2018 | 19:03

Por Katyciara
The extreme relic around any hire dissertation writers directing, including animals may be accessibility. Completing new examination methods having the ability to observe/study the creature.
27/03/2018 | 00:39

Por ThomasAndrew
The experience directs the tone, the surface, the beat of the music, as though the risks of life had been orderly planning to accomplish a guarantee of incredible development. They won't have a way with the escape, they could have been gotten by the diversion schedule. That three party is a marvel, Essay Writing Help and furthermore without the exhaust of individual significance inebriate thoughts.
16/03/2018 | 11:54

Por generic
cialis generic rx has been licensed in the UK for over a decade.
05/12/2016 | 16:39

Por Hèctor Hernández Alcoceba
Asistí al concierto que ofrecieron Colina, Miralta y Sambeat en Premià de Mar este pasado invierno. Ignoraba qué repertorio presentarían, lo último que había escuchado de Colina -a quien sigo desde la gira de \'Raíces al viento\'- era su colaboración con Pancho Amat y su magnífico \'Si yo te contara\', con una vesión majestuosa de \'Quirino con su tres\'. De aquella velada recuerdo cómo se me pegaron en la mente los tumbaos de \'A mi manera\', el tema de Monk que abre su disco y una pieza, \'Hugo\', que durante el concierto me pareció un guiño a \'Semilla negra\' -no sé qué opinará su autor sobre esa asociación, estaba allí presente. Me impresionó cómo el trío ganaba el silencio cuando agonizaba una pieza. Unas semanas después corroboré, escuchando el disco, la fluidez de ese repertorio. Es un lujo contar con esos músicos entre nosotros.
30/11/2008 | 12:24