24 Marzo 2009

Joe Strummer en Madrid

Archivado en: Cuaderno de viaje

Al otro lado del hilo telefónico escucho una tarde de diciembre de 1985 la voz calurosa de un inglés que se hace llamar Joe Strummer, “el Rascador”. Quedamos en un bar cerca de la plaza de Roma de Madrid. Su presencia tiene la misma temperatura que su voz, una extraña mezcla de inquietud y control.

Pese al exceso de interés mal disimulado por mi parte, producto de su trabajo con un grupo de rock convertido en leyenda, logramos en poco rato conectar en torno a algunas claves, gracias a su manera de entender las canciones como arte callejero y proyección del deseo comunitario.

Intento explicarle mi idea del nuevo rock hispano y la conexión con el trabajo de los Clash. Adopta una expresión fascinada, con cierto halo de celuloide, pero se mantiene amistoso y cercano. Strummer lleva unos días deambulando por Madrid, trabajando con el grupo granadino 091, siguiendo un rastro de poesía lorquiana, tras haber medido el pulso de la gloria mediática.

A partir de la segunda cita el tono se vuelve confidencial: “Mi reputación en Londres, dice, no puede estar más baja.” Parece un apátrida exiliado del Imperio por su propia obstinación, pero no deja de ser un gentleman altivo. Nació en Ankara, hijo de diplomático inglés y madre escocesa, de las Highlands. Tiene ojos verdes de rebeldía ingenua y demoniaca. Vivió de niño en la ciudad de México. Amante puritano de los mitos del cine, rockero y activista, pistolero emocional, Joe no huye de su estrella torcida. Se pasea por Madrid con una bolsa roja que dice: “Clash”, como quien maneja las riendas del caballo de los sueños infantiles.

Se hace entender en los bares de barrio en un español balbuceante, aunque directo y preciso en sus intenciones. A última hora se acoda en la barra del King Creole, en actitud de mito accesible que no oculta su vulnerabilidad. Perfecto prototipo rockero, afronta la mirada atónita de los que se dan con él de bruces.

Suenan canciones de Lee Dorsey y Julie London. De vez en cuando, con gesto peliculero y brumoso, Joe se concentra en su libreta de notas, ávido por captar destellos de calles nuevas para sus ojos, o quizá fantasmas de la ciudad que dejó atrás. Unos y otros juegan a huir de la punta de su lápiz. Entoces Joe cuenta cómo conocio a Lee Dorsey en Nueva Orleáns: dirigía un taller mecánico, después de haber estado en lo más alto de las listas, y llevaba un revólver escondido en la bota.

Si un asomo de cansancio aflora en quienes le acompañamos en su peregrinación nocturna, Joe dibuja su gesto favorito: bajando un poco la cabeza, sesgando la mirada, apretando los puños, con un rictus en los labios que denota coraje y orgullo. Es puro teatro, pero nos hace reir y recobrar fuerzas.

Discutimos sin parar: él defiende el prestigio inmaculado de los santos del siglo de la imagen que surcan el firmamento como estrellas fugaces. Yo intento esbozar con lengua de trapo una ética del rock distinta a la herencia del cine. Por dudosa que resulte su película, su andar con la solapa levantada despide luz por las calles de Madrid. Una estrella callejera solamente puede acabar en mala estrella, ya se sabe.

Joe cultiva una especie de bohemia de lujo, no por despilfarro monetario incompatible con su vena escocesa, sino por lo pulido y escueto de su pose. Dicen que a veces pasa la noche entera en el estudio, durmiendo un rato debajo de la mesa de mezclas. A veces es obvio que se regocija en la incertidumbre. Pero de la estética del caos sólo queda un cerebro cansado de tensión. No hay drogas duras, no hay descontrol. Pasa la noche lenta y metódicamente en los bares de Malasaña, a base de cerveza y porros. Su mujer está a punto de dar a luz su segundo hijo en Londres.

Por mi parte trato de llevar con humor el careo con su actitud derrotista, que me pone algo nervioso. Pero él aguanta la derrota hasta altas horas de la madrugada y en cambio mi optimismo se desparrama por el suelo en cuanto rebaso cierto límite de alcohol.

El guitarista Mick Jones consigue aceptación con Big Audio Dynamite, después de haber sido expulsado de los Clash por el propio Joe, quien ahora no sabe si retomar el grupo o apostar por su carrera en solitario. El último álbum de los Clash sin Mick Jones es flojo, decadente, oportunista, manipulado por los intereses del negocio. ¿Cuándo se puede decir que la historia de un grupo de rock ha terminado? En cuanto se insinúa la duda acerca de lo que aporta cada uno. Un grupo de rock es un magma delicado y enigmático.

Durante los últimos días que pasamos juntos, Joe lleva su drama casi hasta el paroxismo. A través de la reja de una ventana abierta en la oficina de la calle México, sentado sobre el capó de un coche, nos saluda una tarde anunciando que su suerte va inevitablemente a peor. El disco que produce se inclina hacia el desastre, no tiene chica con quien salir y, para colmo de males, el coche que quería comprar ha desaparecido. Era un viejo Dodge Dart abandonado cerca del estudio de grabación. La mitología entera del rock se desmorona. Pero me viene a la cabeza que Chiqui Abril, de la galería Buades, amigo y vecino, tiene aparcado a la puerta de casa un Dodge plateado en aceptable estado de conservación, del que se quiere deshacer por poco dinero.

Joe desaparece unos días, nadie conoce su paradero. Ha habido problemas en el estudio y ha abandonado la grabación. Un día suena el teléfono y su tono de laconismo dramático me comunica que está desesperado: “realmente necesito un dodge” (que en inglés significa un regate o una argucia).

Tras varios días bordeando el delirio, Joe reaparece una noche fresco y radiante, impecablemente vestido de rojo, con el tupé bien alto. Lleva una placa militar con el nombre de su mujer colgada al cuello. Con extrema seriedad me vuelve a hablar del Dodge y me pregunta si creo que está loco. Le contesto que tal vez lo esté, pero que le vamos a conseguir un Dodge.

Los Radio Futura en pleno le acompañamos a la compañía de discos, donde Joe quiere renegociar las condiciones para terminar la producción. Mientras esperamos en recepción guardamos una especie de silencio solidario y militante. De pronto se abre la puerta de la sala de reuniones y salen varios ejecutivos en torno a un abrigo de pieles blancas, desde el que una dama morena alarga una mano que sostiene un cigarrillo sin encender. Joe saca rápidamente su mechero del bolsillo y apuntando hacia ella da un brinco gritando: “Paquirri´s widow!” La mismísima Pantoja, viuda de Paquirri, sí señor. Joe Strummer le da fuego y ella sigue su camino echando humo, sin preguntar quién es aquél vaquero galante.

Unos días después, durante una remezcla en Londres, nos enteramos de que el Dodge de Joe Strummer va rascando las esquinas del centro de Madrid con estruendo de hojalata. Lo llama “El Monstruo”. Cuando volvemos a Madrid, Joe se instala en casa de Luis, bajista de Radio Futura. Duerme vestido encima de la cama, por la mañana, tres o cuatro horas. Ya por la tarde, antes de salir de nuevo a vagar toda la noche, se acicala y se sienta, –cuenta Luis– a fumar, mirando muy serio cómo da vueltas su ropa en la lavadora.

NOTA: Extracto de los Cuadernos de viaje de Santiago Auserón. Después de varios álbumes dudosos con The Latin Rockabilly War y con Los Mescaleros, Joe Strummer dejó un disco póstumo brillante: Streetcore.

Comentarios de los lectores

Por Ignacio Gutiérrez Torrejón
¿Discos dudosos los de los mescaleros? X-ray style es una maravilla de honestidad. Muy bonito el texto santiago! Uno que te paró un día por Cádiz.
05/11/2013 | 14:44

Por Miriam
Qué buena crónica! Saludos!
07/09/2011 | 03:50

Por FERNANDO
Impresionado e quedado cuando e leído que mi estrella rockera favorita, se encontró con una de las estrellas mas chabacanas y horteras de la España profunda, la conoció y le dio fuego para el cigarrillo....que imagen mas surrealista, y encima, este conoció en seguida a la Pantoja, pero la Pantoja, ni puta idea de que estaba siendo agasajada elegantemente por una auténtica leyenda viva en ese momento......me a venido a la memoria un MIX MENTÁL de MARINERO DE LUCES y SPANISH BOMB´S.....jajajjajajajajajaj
09/03/2011 | 13:04

Por Manuel
Gracias por compartir esas viviencias con nosotros Santiago. La música y la actitud de los Clash y de Radio Futura es una inpiración entre tanta cultura idiota y despreocupada que prolifera. Sé que cuando has venido a México te ha decepcionado la poca cultura musical que parece haber en relación con otros países, sin embargo hay excelentes músicos que me gustaría que conocieses; entre ellos a Real de Catorce y a Jaime López, sólo por mencionar algunos. Ojalá algún día leas estas líneas y regreses lo mismo que Luis Auserón. Sus letras y su música son impresionantes. Un abrazo.
11/05/2010 | 18:47

Por Yayo
Bruce is great! palabra de Joe http://www.lettersofnote.com/2009/11/bruce-is-great.html
23/12/2009 | 16:12

Por Aldo
Eran mediados los 90, yo tocaba en un trío de versiones de Stray Cats, Three Cool Kats nos llamábamos. Era una tarde de sábado y esa noche tocábamos en \"El Capote\". Parece incompatible con el rock and roll, peo en esa época yo andaba muy metido en \"la fiesta\", ya sabéis, bakalao y demás \"teknologías\". Estaba en Attica, y le dije a un colega que me llevará a Madrid porque tenía que dar el concierto. Por el camino, y aprovechando que \"Capote\" estaba cerca, me dijo de acercarnos antes al Morrison Hotel, propiedad de un amigo suyo de Granada. Me contó que este amigo suyo era íntimo del cantante de los Clash. Yo me excité, los Clash son de mis grupos fetiche y casualmente para el bolo de esa noche llevaba en mi bolsa una camiseta de los Clash con una foto de Strummer, Jones y Simonon. Este amigo se quedaba cuando iba a Londres en casa de Strummer, y mi amigo me contó una anécdota de como en un cumpleaños de Joe, éste echó a patadas a uno de los Gallagher por que empezó a hacer comentarios xenófobos a propósito de España y los españoles, en referencia a este amigo. \"Si señor\" - pensé-\"Es un rocker, no un baboso\". Llegamos al Morrison Hotel y me pedí una cerveza. Al otro lado de la barra había un tío alto y delgado, con un tupé perfectamente moldeado, los ojos verdes y una chupa de cuero negro: No lo podía creer, era Joe Strummer en persona. Sabiendo de su accesibilidad con los fans no me lo pensé y me acerqué a él: super simpático el tío, le pedí me firmara la camiseta, y lo hizo con una gran sonrisa. Como comentaba en la camiseta faltaba Tooper Headon, y por lo visto era una edición rara de la que solo se hicieron 500. Él no la tenía y me la quiso comprar. Me ofreció 200 libras por la camiseta y le di la mejor respuesta \"Lo siento Joe, es una cuestión de rock and roll no de dinero\". Se rió, me invitó a otra cerveza. Le dije que tocaba en un garito cerca de allí, que viniera a vernos. El se excusó, por lo visto en un rato volvía a Londres y esa era la razón de estar en el bar: su amigo le iba a llevar al aeropuerto en media hora, pero me preguntó de que iba el grupo. Yo le dije que tocaba el contrabajo y que haciamos versiones de Stray Cats o de clásicos de los 50 al estilo de Stray Cats. Yo ya lo sabía porque se lo había oido en entrevistas a ambos, pero el me contó que Brian Setzer era uno de sus mejores amigos, y que hacer versiones de Stray Cats sin hacer el ridículo es una empresa muy difícil. Después hablamos de rockabilly, que al tipo le flipaba, Eddie Cochran, Gene Vincent...pero sobre todo Buddy Holly, del que me dijo le había influido mucho especialmente durante la época de creación del \"London Calling\" (Los Clash ya habían versioneado I fought the Law\", que no era de Buddy pero como si lo \"seriese\", porque la compuso Sonny Curtis su amígo íntimo, imitando todos los tics de composición y arreglos que usaba Buddy; y hay algunas canciones como \"Hateful\" que son puro Buddy Holly)... En fin, fueron de los veinte minutos más memorables de mi vida, comparados a cuando tuve la suerte de charlar con Iggy Pop en otra ocasión, o con Lee Rocker que firmó mi contrabajo. Me despedí de Joe y esa noche, sin haberla ensayado previamente, nos marcamos el \"Brand new cadillac\" en honor de Joe Strummer, The Clash (y Vince Taylor, claro). ¿La camiseta?...Era joven y más estúpido que ahora, espero que la tía a la que se la regalé sepa lo que tiene entre manos.
13/09/2009 | 13:11

Por Paco
Ví a Strummer con su banda una única vez en Barcelona y mostró una contenida alegría cuando le saqué el tema de 091. Lástima, porque si hubiera conocido ésta historia con anterioridad le hubiese hablado de la Pantoja ;) . Aunque todo ésto me produce cierto resquemor, porque nos indica que ya vamos teniendo una edad. Santiago, grande, como siempre.
28/06/2009 | 18:46

Por tan mía..
Señor Santiago Auseron que grande eres, no te vemos por levante ni tanto ni cuando quisieramos, con lo que yo se que uste quiere a Valencia, como usted se sabe querido por ella. Un enorme orgullo y placer leerte Santi !!!. Love you !
16/04/2009 | 17:18

Por Toni
A nuclear error, but i have no fear London is drowning- and i live by te river. Aún recuerdo la primera vez que lo oí, gracias por el relato.
01/04/2009 | 12:14

Por Juanma
Gracias por el artículo, Sr. Auserón... Soberbio. Aliméntenos más. Cuente sus historias del rocanrol. Contribuya a la leyenda. De eso vivimos en parte...
31/03/2009 | 13:35

Por Marisol Manfurada
Magnifica evocación-relato. Que suerte tuvo Joe Strummer, sus admiradores de Radio Futura cuidándole en los momentos bajos. A vida dá tantas voltas... non se sabe o final... pero la gente genuína, buena y generosa se reconoce mutuamente, incluso antes del primer café.
28/03/2009 | 12:18

Por Lajumpi
Vaya! Sin darme cuenta tengo un despertador para mi curiosidad. Gracias por ilustrarnos un poco más, no dejar que ciertas figuras caigan en nuestro agujero negro del recuerdo y compartir un pequeño fragmento de interesante experiencia (qué matices!!!! impresionantes!).
27/03/2009 | 12:45

Por josekordoba
Gracias Santiago por este relato.Como muy bien nos cuenta Jesus Arias estando en Barcelona oyó una canción de los 091 y se emocionó tanto que tuvo la necesidad de conocerlos.Luego viajó hasta Granada y estuvo deambulando por los bares llegandolo a conocerlos y producir su disco\"mas de 100 lobos\".Escribió incluso un par de letras para el grupo en un spanglish que le caracterizaba.Esta es una de ellas adaptada por un colega llamado Gabi. \"Se cree,se piensa mas allá del extremo del sur aunque podría ser al Este,dice el mangante esto es como si siempre soñara en el negro expreso que pasa,trabajando en Recogidas,With the sexis señoritas El grafitti-boy graba una inscripción en las paredes de la catedral el taxista espera the woman del amigo del general la gente espera al hombre del chocolate al hombre del chocolate el limpiabotas hace disparates con maniquies en los escaparates la gente espera al hombre del chocolat esto es como si siempre soñara en el expreso negro que pasa trabajando en Recogidas with the sexis señoritas\" Aunque la grabación del disco \"mas de 100 lobos\"se complicó en la forma que tenía Joe Strummer de trabajar en el,la verdad que este disco de los cero contiene clasicos que fueron en el repertorio del grupo\"en la calle\",\"escenas de guerra\",\"blues de medianoche\",\"cuando pierdo el equilibrio\"o\"perderme en la jungla\". Santiago te esperamos a finales de Abril por Montilla(Córdoba)donde podremos escuchar tus nuevas canciones con el regreso de Juan Perro.Un saludo!!.
27/03/2009 | 11:41

Por yo
hubo un tiempo en que mordimos el mismo hueso despues las cerezas dejaron de crecer entre las cenizas del eden al otro lado del espejo una duda desnuda hilbana la aguja de la locura ensimismado despierta entre insomnios de la madrugada the clash ,años ochenta como una melodia recordada esta pagina es el pan nuestro caleidoscopio de una futura radio, hermosa historia maestro ese dodge que copilotaba el diablo
26/03/2009 | 12:50

Por Miguel
Hola. No tuve la suerte de ver a Radio Futura en directo. Pero si que he visto a Santiago en solitario, y con su hermano Luis. Joe Strummer visito mi ciudad con el Womad, un año antes de morir. Tuve la \"suerte\" de verle en directo. Fue una gran perdida, pero tenemos un gran legado para los que lo apreciamos. Yo me incluyo. Como los de este blog. Recuerdos, gratos recuerdos. Me ha gustado mucho leerlo. Gracias.
26/03/2009 | 00:31

Por JOHNNYBGOOD
Sensacional artículo. ----------------------------------------------------------------------------------------------------- http://mientrasrespiremosjohnnybgood.blogspot.com/
25/03/2009 | 00:00

Por antonio
Es de sabios rectificar sr. Auseron pienso igual, creo que los 091 se han merecido mucho mas respeto de que se le ha dado.
25/03/2009 | 15:29

Por Toni
Que bueno el relato, gracias. Desconocía que hubiera amistad personal entre mitos rockeros como vosotros. Me ha recordado, salvando las comparaciones, a una anécdota que leí de los Beatles en la piscina de la casa de Roger McGuinn de los Byrds, grandes artistas compartiendo amistad en lo cotidiano. Tambien leí unas palabras de Luis Auserón que me gustaron mucho, que decían que Amantes del Eco le gustaría que sus letras fueran como las de Leonard Cohen y que sonasen como los Clash. Y eso sin saber que tambien conoció personalmente a Joe Strummer, que grande y que bonita definición. Thanks. Ya me gustó mucho la canción José Rasca dedicada al gran rockero . Me pareció un gran homenaje de un integro artista como Santiago.
25/03/2009 | 10:56

Por Jesuse
Actualmente es un tipo de comportamiento estereotipado con el músico clásico de rock, digo clásico por legendario, ese toque romántico. Ahora las cosas son de otra manera, pero él tenía actitud. Hay una parte más, que a mí me interesó especialmente de Joe, y era su afición a los coches de época americanos. Afición que compartía con su buen amigo Brian Setzer (de los Stray Cats). Cuenta este que cuando Joe le visitaba elegía un coche de la colección de Brian y salían a hacer kilómetros por el placer de ver cambiar el paisaje, rock´n´roll en la radio, sospecho que algo de alcohol y droga, y a sufrir el viento. Después, en alguna ocasión, Joe compraba un coche y Brian se encargaba de enviárselo a Inglaterra, o lo incluía en su colección, eso sí, reservado para Joe. Espero que os haya gustado la anécdota, la leí en una entrevista a Brian Setzer en el Ruta66, y la empatía que me une a estos personajes hizo que se me grabara. Algún día me inventaré la historia y la escribiré. Saludos.
25/03/2009 | 10:26

Por dani
Señor Auserón,es un maestro de la canción,y de la palabra,esperamos muchos su paso por Gijon(Asturias) en esta nueva gira mas textos por favor!
25/03/2009 | 09:32

Por Maxi
Así son las cosas. Joe Strummer sabe quien es Isabel Pantoja y hasta le ofrece fuego. La Pantoja ni sabe con quien se ha cruzado ni lo sabrá jamás. Incluso es posible imaginar a Joe Strummer escuchando Marinero De Luces, pero es difícil pensar en Isabel Pantoja poniendose el Sandinista. Así son las cosas. No es que cueste explicarse el mundo donde vivimos, es que la explicación es jodida.
25/03/2009 | 09:20

Por Manucasoul
Buenos recuerdos de esos dias. Precisamente, en un foro de coches clásicos en el que estoy, llevamos años preguntándonos que habrá sido del Dodge Dart que Joe tenía aquí en España. Gracias por compartir tus vivencias, Santiago. Me encantan las 5 canciones que has puesto para descargar de tu nuevo disco.
25/03/2009 | 07:56

Por BRUTUSOUND
fantásticos textos y anécdotas. gracias.
25/03/2009 | 01:28

Por Bob
Hola Santiago, Me encata la manera que tienes de dejar correr las palabras en el papel y describir tan nitidamente tus vivencias con el grande Joe. Un placer el poder leer este gran relato y poder acercarme a una de las grandes figuras del rock. Gracias Abrazote Bob
25/03/2009 | 00:12

Por lola
Ya sabíamos que era genial Joe S. , pero los que escuchábamos sus canciones y lo queríamos era doloroso que fuese tan jodidamente autodestructivo. Gracias por compartir ésto con nosotros. Creo que para muchos, hay años, que para nosotros se resumian en Radio Futura , y Clash. Gracias
24/03/2009 | 21:55

Por claudia
Que buen relato ,mestre...gracias por acercarme un retrato de aquellos tiempos del Rock con Joe Strummer por Madrid ,sus calles y sus barrios ,su relatar siempre instructivo y esclarecedor me abre caminos desconocidos ,no por falta de interés si no de años que usted enciende al paso de estos. Los críticos ,críticos son ,y como acostumbran mas que menos critican no ? siempre ha sido asi ,tienen que vender su critica apocalíptica en muchas ocasiones para después deshacer el escrito aunque solo lo hagan en su memoria ,y los que lo hacen sin errar ,no deshacen nada cuentan la la historia ,y es ella sola la que sigue andando ,por lo que a mi respecta la contare en los años si Dios quiere . \"José Rasca\" le hace aun si cabe mas grande ,dedicar una canción es un regalo que queda para el recuerdo y en el recordar ,esta haciendo un trabajo de titanes ,no corren buenos los tiempos ,pero usted con su valentía me los hace venideros de coraje ,que mejor augurio ,salud maestro.
24/03/2009 | 21:53

Por rubén
texto totalmente impulsivo ( por tu respuesta a jake tan cercana, sensata y humilde ): joder santiago, me estoy volviendo adicto a tus entrevistas ( la última en el programa del canal33 ), qué grande eres ( si me fascinara tu música- me agradan algunas cosas ,pero tengo que pegarte más oídas- ya sería....) un abrazo PD: grande la canción malasaña.
24/03/2009 | 19:45

Por Santiago
Vale Jake, tienes razón. He puesto "un grupo granadino" como vaga alusión, igual que "rastro de poesía lorquiana", efecto de estilo que me ha parecido adecuado para un retrato literario y no histórico, dando por supuesto que es de dominio público de qué grupo se trata. Pero quizá los más jóvenes o algún lector de Latinoamérica necesitan que les recordemos a un buen grupo de rock: los 091. Corrijo el texto y pido disculpas.
24/03/2009 | 00:00

Por Camino
Jose Rasca.
24/03/2009 | 17:26

Por Maria
Mis dos ídolos juntos en Madrid!!! Santiago Auserón la figura más potente del rock en español y Joe Strummer del rock inglés...madre mía!!!
24/03/2009 | 00:00

Por Jake
así que después de toda la historia los 091 se quedan cómo \"un grupo granadino\", jajajajaja, muy Señor Auserón, así nos va.jajaja
24/03/2009 | 15:30

Por Jesús
Podríamos poner en común nuestros recuerdos, Santiago. ¡A ver si nos vemos! En tu oficina ya tienen mi teléfono. http://ipunkforos.com/historico/viewtopic.php?t=82658&highlight=joe+strummerrecuerdos
24/03/2009 | 00:00

Por sonia
gracias. siempre un placer leerte
24/03/2009 | 12:50

Por maribel
Hola de nuevo! Me ha parecido genial tu texto Santiago, y me ha parecido muy fresco...lo he leido del tirón, intrigada e interesada, como si se tratara de un capítulo de novela negra casi... Ahoramismo me meteré en internet para saber más de este personaje y mito doliente....,de los Clash, y de este rinconcito del rock que me he perdido tanto tiempo. gracias por hacerme (imagino que puedo decirlo en plural, hacernos) vibrar, también, como con tu música, con tus cuadernos de viaje... maribel (mariveh) (desde Vigo-Almería)
24/03/2009 | 11:43

Por J.Antonio Hernández Sánchez
Buenisimo,tio más,más cuenta más.
24/03/2009 | 00:00

Por Victoria
Muchas gracias, Santiago, por recordar la vivencia de esos días del pasado y compartirlos tan vivamente con todos nosotros, sintiéndonos espectadores privilegiados de esa escena... Mucha salud,
24/03/2009 | 11:26

Por Roberto
El grupo granadino era 091. Joe era un tipo sentimental y simpático que conocí cuando yo tenía 16 años. Le gustaba charlar con todo el mundo, y no tenía ningún mal gesto con nadie. Héroe de la clase obrera, enamorado de Lorca y Granada, que nos dejó \"Spanish Bombs\", como muestra de ello. Siempre estará en nuestros corazones.
24/03/2009 | 11:15